Die deutsch-spanische Kulturzeitschrift Österreichs

CulturaLatina: Lateinamerikanische Zeitschrift Österreichs auf Spanisch und Deutsch

Cultura de Austria

  • Tracht y Dirndl
    Tracht y Dirndl El Tracht para los hombres y Dirndl para las mujeres, son los trajes típicos de…
  • ¿Conoce las "Mohnzelten"?
    ¿Conoce las "Mohnzelten"? Mohnzelten, en español "tiendas/carpas de amapolas" son una especialidad dulce típica de la región del…
  • ¿Qué es Krocha?
    ¿Qué es Krocha? Krocha en dialecto y Kracher en el idioma alemán estándar. Se denomina “Krocha” o “Kracher”…
  • ¿Comida vienesa o de Austria?
    ¿Comida vienesa o de Austria? La gastronomía vienesa no se puede comparar con la del resto de los Estados federados…
  • El Palacio de Schönbrunn
    El Palacio de Schönbrunn El Palacio de Schönbrunn construido en el siglo XVI es una de las principales obras…
Jueves, 21 Mayo 2020 11:54

México: "Ante una pandemia, la ciencia importa menos"

Por
En México debería destinarse el 1% de su PIB al desarrollo científico y tecnológico. Lamentablemente esta Ley nunca ha sido respetada. Foto: Ridvan Ozdemir/shutterstock

Décadas de poca inversión en la investigación y educación científica, han dejado a México en una posición vulnerable ante la pandemia de COVID-19.

En los últimos dos meses, el mundo se ha puesto de cabeza gracias a la pandemia de COVID-19. Gran parte de la sociedad se encuentra en un estado suspendido, en donde prácticamente todos los sectores públicos y privados, enfrentan un futuro incierto. Hace unas semanas, unos amigos me preguntaron, ¿cómo estaba la “situación” en México? Lo único que pude contestar fue que, afortunadamente, parecía que ahora sí, el gobierno se lo estaba tomando en serio. Así de baja es la expectativa. Y qué más se puede esperar cuando hace poco más de un mes, cuando Europa advertía que la ola de contagios arrasaría con los sistemas de salud de América Latina, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, estaba de gira por el país, ignorando los protocolos de distanciamiento recomendados por su propio gobierno. Día con día, es cada vez más evidente la desconexión que existe entre la comunidad científica y el resto del país, particularmente el Estado. No es una exageración decir que gran parte del éxito que muchos países han tenido en controlar el número de infecciones, se debe al esfuerzo de la comunidad científica. Gracias al trabajo de epidemiólogos, genetistas, médicos y virólogos, es que se pudieron establecer medidas preventivas a buen tiempo. Estadísticos y matemáticos, recolectaron y analizaron datos demográficos sobre la incidencia de infecciones. Ni que decir de quienes desarrollaron pruebas de detección y hoy, desarrollan una posible vacuna en contra del COVID-19. Al mismo tiempo, hubo mandatarios y gobernantes que reconocieron el valor de dicho trabajo y reaccionaron ante la crisis con el debido rigor científico.

En México, hoy se vive un caos de información; el gobierno estima, dependiendo a quién le preguntes y el día de la semana, que el número real de infecciones es entre 8 o 30 veces más de los casos que reporta confirmados. En todo caso, cualquier cifra es dudosa, ya que en México se hacen 0.4 pruebas de COVID-19 por cada mil habitantes, el número más bajo entre los miembros de la OCDE. A mediados de marzo se reportó la disponibilidad de aproximadamente 6,175 ventiladores en todo el país, pero un estudio reciente revela que 6 de cada 10 ventiladores no funcionan. Muchos gobernantes han aprovechado estos momentos, no para asegurar el bien público como su cargo supone, sino para enriquecer a sus familiares y atacarse los unos a los otros. Increíblemente, con la mínima cantidad de recursos disponibles, se espera que los científicos mexicanos tengan opiniones y respuestas para todo, claro, siempre y cuando éstas vayan en total acuerdo con la agenda del gobierno; de no serlo así, la integridad de los investigadores es juzgada y cualquier trabajo es inmediatamente descalificado como un ataque de la “oposición”.

De acuerdo con la Ley de Ciencia y Tecnología, establecida en el periodo gubernamental del 2000-2006, México debe destinar el 1% de su PIB al desarrollo científico y tecnológico. Esta ley nunca ha sido respetada. Actualmente, el presupuesto asignado para este año es del 0.38% del PIB. Aún con un incremento histórico de 6,927 millones de pesos (€ 263M), el principal organismo en investigación, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, únicamente recibirá un 28%, un porcentaje menor aún, que el ya poco de años pasados. Lo que sí se ha hecho, es aceptar un decreto de dudosa legalidad, con el cuál se terminaron un número de fideicomisos públicos esenciales para decenas de institutos de investigación. El costo de ignorar el desarrollo científico es evidente ahora más que nunca, empezando por la falta de educación científica básica en todos los niveles. En un peligroso desate de ignorancia, miembros del gobierno han declarado que COVID-19 únicamente afecta a los ricos. En Europa y Estados Unidos, se aplaude diariamente el trabajo de médicos y enfermeras; en México, son agredidos y físicamente atacados porque se cree que esparcen la infección. Décadas de descuido y corrupción en el sistema de salud han hecho que los mexicanos sean extremadamente susceptibles a contagiarse de COVID-19 debido a las altas tasas de diabetes y obesidad. Preocupantemente, una considerable parte de la población cree que la pandemia se trata de un engaño masivo para controlar a la población.

Mascarilla con bandera de mexico

Sería fácil culpar al actual gobierno por la crisis que el COVID-19 ha desatado, pero ha habido un descuido hacia la educación e investigación científica desde el siglo pasado. Es claro que una buena base científica hubiera ayudado a México a tener una mejor respuesta ante la pandemia, aun contando con mucho menos recursos que otros países y tomando en cuenta que la gran parte de la población no puede darse el lujo de trabajar desde casa. Sería un buen momento para reconsiderar el valor de la ciencia, romper la mala administración de gobiernos anteriores y priorizar la inversión en materias de ciencia y tecnología, pero éste no es el caso. Muchos de los recursos monetarios que originalmente se asignan a la investigación, no van a ir a parar al sistema de salud o al desarrollo de tecnologías que mejoren las condiciones de salubridad en comunidades rurales, sino a la empresa petrolera PEMEX, la más endeudada del mundo.

Este año, se publicó en ésta misma revista, acerca de la “fuga de cerebros” latinoamericanos hacia Europa y Estados Unidos por falta de oportunidades. Si hubiera una oportunidad para que México creara programas de empleo que mantuvieran y atrajeran a esos profesionales o mejorara los sueldos y condiciones laborales de los científicos que trabajan en el país, sería ésta. Se estima que se COVID-19 dejará en la pobreza a casi 11 millones de personas adicionales en México. Proyectos científicos de largo plazo como lo son, el desarrollo de energías sustentables, la distribución de agua potable, el manejo de plagas y la protección del medio ambiente, contribuirían a tener una base sobre la cual se puede atender la salud de la gente más vulnerable efectivamente. Desgraciadamente, la malinterpretación del Estado sobre la función de la ciencia corroe cualquier intento de desarrollar la investigación científica y tecnológica en México y aún en medio de una pandemia, “ciencia” es sólo una palabra, no una necesidad.

Modificado por última vez en Jueves, 21 Mayo 2020 16:02
Dra. Claudia Martina

Dra. Claudia Martina es originaria de la Ciudad de México, México. Estudió Biología en la Universidad de las Américas Puebla, culminando sus estudios en el 2013 con una tesis que evaluó el comportamiento reconciliatorio de un grupo de macacos cola de muñón. En el 2014, comenzó un doctorado en antropología en la University College London (UCL) y la prestigiosa Sociedad Zoológica de Londres (ZSL). Sus estudios se enfocaron en evaluar las diferencias en las habilidades de aprendizaje en un grupo de babuinos salvajes en Namibia. Al graduarse, se mudó a Austria, donde actualmente trabaja como asistente de investigación en la Universidad de Viena. Su trabajo forma parte de un esfuerzo internacional dedicado a combatir la malaria aviar, la cual amenaza la supervivencia de los pinzones de Darwin en las Islas Galápagos. A la Dra. Martina le apasiona promover la educación y diseminación científica, trabajando con escuelas en México, el Reino Unido y Namibia y dando pláticas en instituciones internacionales como el Museo de Historia Natural en Londres.

 

Dra. Claudia Martina stammt ursprünglich aus Mexiko-Stadt, Mexiko. Sie studierte Biologie an der Universität der Amerikas Puebla und schloss ihr Studium 2013 mit einer Dissertation ab, die das Versöhnungsverhalten einer Gruppe von Makaken mit Stummelschwanz untersuchte. 2014 promovierte sie in Anthropologie am University College London (UCL) und an der renommierten Sociedad Zoológica de Londres (ZSL). In ihren Studien untersuchte sie die Unterschiede in den Lernfähigkeiten einer Gruppe wilder Paviane in Namibia. Nach ihrem Abschluss zog sie nach Österreich, wo sie derzeit als wissenschaftliche Mitarbeiterin an der Universität Wien arbeitet. Ihre Arbeit ist Teil einer internationalen Anstrengung zur Bekämpfung der Vogelmalaria, die das Überleben von Darwins Finken auf den Galapagos-Inseln bedroht. Dr. Martina setzt sich leidenschaftlich für die Förderung von Bildung und wissenschaftlicher Verbreitung ein, arbeitet mit Schulen in Mexiko, Großbritannien und Namibia zusammen und hält Vorträge an internationalen Institutionen wie dem Natural History Museum in London.

https://claumartina.wixsite.com/mysite | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lea a continuación:

  • Empresario Arturo Castañeda Martínez: ¡Sé más ágil que la pandemia!

    El empresario Arturo Castañeda Martínez dirige la primera producción mexicana de siropes con ingredientes completamente naturales en Austria. "Sirup ur gut". Con respecto a la coronacrisis, nos cuenta cómo le va en el negocio.

  • Coronavirus: todo lo que aún debemos saber

    La crisis que ocasiona el coronavirus "aparentemente" está apaciguándose. Muchas personas aseguran que es algo que quedará para siempre en nuestras vidas. Por otro lado, hay quienes afirman que no existe tal virus. Sin embargo, la venezolana, Dra. Carmen Molina nos explica muy detalladamente todo lo que debemos saber al respecto.

  • CASA MÉXICO: 23,5 años en Austria

    A la hora de preparar una receta de cocina latinoamericana se preguntará: ¿dónde puedo comprar los ingredientes?. A esa pregunta le respondemos en el siguiente artículo.

Newsletter Anmeldung

Don't have an account yet? Register Now!

Sign in to your account