Magazin für Kultur, Integration und spanische Sprache in Österreich

Veranstaltungen

Cultura de Austria

  • Tracht y Dirndl
    Tracht y Dirndl El Tracht para los hombres y Dirndl para las mujeres, son los trajes típicos de…
  • ¿Qué es Krocha?
    ¿Qué es Krocha? Krocha en dialecto y Kracher en el idioma alemán estándar. Se denomina “Krocha” o “Kracher”…
  • ¿Conoce las "Mohnzelten"?
    ¿Conoce las "Mohnzelten"? Mohnzelten, en español "tiendas/carpas de amapolas" son una especialidad dulce típica de la región del…
  • ¿Comida vienesa o de Austria?
    ¿Comida vienesa o de Austria? La gastronomía vienesa no se puede comparar con la del resto de los Estados federados…
  • El Palacio de Schönbrunn
    El Palacio de Schönbrunn El Palacio de Schönbrunn construido en el siglo XVI es una de las principales obras…
Jueves, 31 Enero 2019 17:50

Nicaragua / Matilde Jirón Gutiérrez: “Nos quitaron tanto, que acabaron quitándonos el miedo” Destacado

Escrito por Laura Garrido
Matilde Jirón, en el centro, miembro del comité "Las queremos vivas" en Nicaragua, grupo que lucha contra la violencia hacia las mujeres. Matilde es una clara defensora de los derechos y las libertades de las mujeres.

Gioconda Belli en uno de sus poemas se pregunta, ¿qué sos, Nicaragua para dolerme tanto?

El 18 de abril el descontento estalló y la represión ejecutada por el gobierno propició que las protestas se extendieran por todo el país. Ya no se trataba de revocar la Reforma de la Seguridad Social. Urgía reformar el sistema. Acabar con el gobierno dictatorial de Ortega. Daniel, como lo llaman los nicaragüenses. Por su nombre de pila, en una cercanía y confianza inusual en Europa, quizá debida precisamente a los años de lucha como pueblo, que les hace ponerse a la altura, como un actor político más, activo en el devenir de su país.

Nueve meses de represión que dejan un trágico balance de miles de núcleos familiares destruidos. Según las últimas cifras, 561 ciudadanos han sido asesinados, muchos de ellos jóvenes, 1,336 ciudadanos han sido secuestrados por los grupos paramilitares y hay miles de presos políticos y exiliados.

Matilde Jirón nos espera en un café. Se encuentra de visita en Viena. Aquí viven sus dos hijos. Hace unas semanas, represaliada por el gobierno, perdió su trabajo de docente en la Facultad de Medicina de la UNAN-Managua, pero su compromiso con Nicaragua sigue intacto. Ella luchó, estuvo en el frente, para derrocar al dictador Somoza y para conseguir una Nicaragua libre de la injerencia americana. Entre sorbo y sorbo de café hablamos del presente, del pasado. Y como no, del futuro. Que es lo que esta insurrección cívica persigue: volver a darse la oportunidad como pueblo de cambiar el futuro, convulsionando el presente.

1. Después de interrumpirse las negociaciones y con un balance de cientos de muertos, desaparecido y presos políticos ¿En qué situación está Nicaragua?
En primer lugar decir que la situación de Nicaragua no ha entrado en la normalidad que el gobierno pregona. El objetivo del gobierno era apagar las voces y eliminar a todo el que haya levantado una bandera de Nicaragua y su voz a favor de la libertad y de la justicia. Eso quisieron hacer con la eliminación de los tranques y la masacre indiscriminada hacia los jóvenes en las universidades. La famosa “operación limpieza”, como la llamaron ellos. Ahora las heridas son más grandes. Se ha creado un ambiente de odio en todos los ámbitos, familiares, laborales y sociales. Hay mayor resentimiento de parte de la población hacia todo lo que representa autoridad, tanto política como policial, porque es sinónimo de muerte, opresión, cárcel y exilio. Hay un sentimiento de que no pueden seguir gobernando el país. El pueblo no se siente representados por ellos. Y quiere justicia y libertad.

2. ¿Cómo están los ánimos en la ciudadanía?
Somos un pueblo valiente que hemos vivido muchas luchas, y tal vez por esa razón no nos rendimos fácilmente ante la adversidad. Por eso, a pesar de que nos han matado, perseguido, torturado, encarcelado y exiliado, injustamente, seguimos resistiendo. Cada uno, como puede y desde donde está, ha hecho de cada rincón una trinchera de resistencia pacífica. Y ese es el gran temor y odio que la dictadura nos tiene a los azules y blanco. Con esta consigna reflejo un poco lo que sentimos: “nos quitaron tanto, que acabaron quitándonos el miedo”.

Desde hace meses las calles de Nicaragua son escenario constante de protestas y manifestaciones de los ciudadanos
Desde hace meses las calles de Nicaragua son escenario constante de protestas y manifestaciones de los ciudadanos

3. ¿Cuáles son las reivindicaciones de los opositores de Ortega?
La única salida aquí es que se vayan. Daniel, Rosario y sus lacayos. Mientras estén ahí no va a haber ningún tipo de democracia, ni esa Nicaragua que soñamos. Rosario, no sólo es la esposa de Ortega y la Vicepresidenta, es la vocera del gobierno, la que se encarga todos los días de dar su versión, tergiversando los hechos. Justificando la represión contra la población, vendiendo las protestas como un golpe de estado o como una injerencia de USA.
Y luego lo más importante, claro, es la toma de conciencia en cada uno de nosotros de la Nicaragua que queremos construir y de cómo lo tenemos que hacer. La mayoría quiere una revolución pacífica. Nuestras reivindicaciones son que se vaya este dictador, que se reconozca que los presos y las presas son políticos y, por tanto, pedimos la libertad para todos ellos. Que se haga justicia por todas las personas que han sido asesinadas, heridas y desaparecidas. Queremos el enjuiciamiento de los culpables por crímenes de lesa humanidad. Pedimos el desarme de los paramilitares y la parapolicía. Que haya elecciones adelantadas, libres y transparentes. Se deben refundar todas las instituciones del Estado dentro de un marco democrático. La corrupción ha penetrado como un cáncer en todo el sistema de gobierno y todas sus instituciones. Hay que cambiarlo todo, no sólo a nivel de la cúpula, si no en todos los territorios, para poder garantizar unas elecciones libres y transparentes.

4. ¿Se ha comenzado a elaborar un programa, una vez que Ortega se haya ido, sobre qué hacer?
Más que un programa lo que se tiene es una ruta para ir construyendo los pasos hacia la democracia. El primero de ellos es la renuncia de Daniel y la Chayo. Otro es que haya un periodo de transición, con una Junta de Gobierno temporal, done estén representados los diferentes sectores. Queremos un equipo, un grupo de personas. Queremos construir una democracia que surja de la voluntad popular, que podamos votar y decidir el país que queremos, que haya salud, que haya educación, justicia y equidad de género.
Se ha hecho un gran esfuerzo en este sentido desde la Alianza Cívica Azul y Blanco, y ahora desde la UNAB, la Unidad Nacional Azul y Blanco, en la que están grupos de feministas, religiosos, campesinos, estudiantes, líderes juveniles, LGTB, todas las agrupaciones.

5. Las primeras manifestaciones fueron a raíz de la reforma del INSS. Pero eso solo fue la chispa que prendió la llama. ¿Cuáles son los factores que se han ido acumulando hasta que la población dijo basta?
Era la punta del iceberg. Las expectativas no se han cumplido. Han venido utilizando el discurso “por el pueblo, por la revolución”, pero se ha quedado vacío. Han hecho cambios, pero la gente sigue con problemas de salud, el nivel educativo sigue bajo. La corrupción ha permeado a todos los niveles del país, lo que se evidencia en el secuestro de los poderes del estado, una policía partidaria y un ejército corrupto. Lo otro es el desencanto por alguno de los líderes de la revolución. Los cuales han deformado los principios de la revolución. Además ellos no hicieron la revolución. La hizo el pueblo. Estos criminales de lesa humanidad perdieron la memoria histórica y empezaron a reprimir indiscriminadamente. Pero a mayor represión la gente más se vuelca a ayudar al que están oprimiendo. La población nicaragüense está resistiendo en las diferentes trincheras, en las cárceles, en las redes sociales, en el exilio, en las iglesias y manifestaciones religiosas. Hay temor, pero no va a ser un factor para que se detenga esta revolución cívica.

6. Has sufrido de forma directa la represión dentro de la Universidad y has perdido el puesto de docente que ejercías desde hacía 33 años.
Nos echaron a 40 docentes. De un día para otro. Con la entrega de una carta aplicándonos el Art.45, que no requiere justificar las razones del despido, y que es aplicable a trabajadores de otros sectores. Nosotros tenemos un Convenio Colectivo que dice que a los docentes de la UNAN-Managua se debería aplicar otro artículo, que es el 48, que dice que tienen que hacer una comisión e investigar si la persona es culpable de algún cargo. Pero a nosotros no nos dieron ningún motivo, ni se hizo ninguna comisión. Nuestro único delito fue apoyar con víveres e insumos médicos a los estudiantes de medicina atrincherados en la UNAN-Managua.

7. ¿Ha pasado en otras universidades?
Sí. Y lo mismo en escuelas, en la secundaria, en los hospitales. A los médicos igual los corrieron con ese mismo artículo. Fue una barrida. Y ya hay consecuencias. En León corrieron a los mejores especialistas médicos. Un niño que llegó bien complicado se murió porque no había nadie que lo atendiera. En el tiempo de la insurrección cívica, a la gente que estaba herida, no la atendían. Llegaron al nivel de que a la puerta de un hospital terminaron de rematar a un estudiante en una camioneta.

Una mujer enseña las balas disparadas contra la población nicaragüense y pide justicia
Una mujer enseña las balas disparadas contra la población nicaragüense y pide justicia

8. Participaste de la Revolución Popular Sandinista que derrotó a la dictadura de Somoza. Son muchos los jóvenes que hoy están en los tranques y en las barricadas que no tienen esa vivencia histórica. ¿Cómo es el encuentro entre ambas generaciones?
Creo que el encuentro es de apoyo de parte de la generación que vivimos la RPS a de los jóvenes que están exponiendo su vida en todo este proceso. Yo me siento que estoy en la retaguardia, apoyando en lo que yo puedo. Yo no quiero ser una héroe o una mártir. Siento que mi tiempo para eso ya pasó. Que estoy en otro momento, que tengo derecho y quiero disfrutar a mis nietos, a mis hijos. A lo que me queda por vivir. Somos una generación resiliente de mil batallas. Estuvimos expuestos a que nos mataran un montón de veces.
Siempre hay una diferencia generacional y alguna resistencia a que los jóvenes nos escuchen, pero creo que en este proceso ellos nos escuchan y sobre todo nos tienen como sus colaboradores, aliados y confidentes en esta lucha cívica.

9. Gioconda Belli decía en un artículo que le habían roto los sueños por los que tanto había peleado. Es un sentimiento duro, como una traición.
Sí, totalmente de acuerdo. Durante la revolución no existía el yo. Yo no existía, yo como Matilde. Existía solo lo comunitario. Todo era por la revolución. Y era lo que ponías primero. Todas tus metas individuales las dejabas a un lado. Incluso a tu familia y a tus hijos. Yo me movilicé a los dos meses de tener a mi hijo. Lo dejé en manos de mi mamá. Me movilicé como sanitaria y me fui a la montaña. Ya era estudiante de cuarto año de medicina y entonces estuve en una base militar por un mes haciendo exámenes médicos. Oía los cañonazos y me llegaban los heridos que tenía que atender.
Fue una vida intensa. Después de la Revolución, vino la Cruzada Nacional de Alfabetización, que fue la primera gran tarea. Después vinieron las Milicias Populares Sandinistas, entonces a ser miliciana y a entrenar a otros. Después fueron las Brigadas Sanitarias de Refuerzo y Remplazo. Nosotros estudiábamos y en los periodos de vacaciones hacíamos algo: cortes de café, de algodón, brigadas de choque...Y todos esos años los vivimos intensamente, con mucho sacrificio y alegría, porque creíamos que estábamos construyendo la nueva sociedad… pero todo se vino abajo, se rompió, cuando Zoila América denunció que Daniel Ortega la abusaba sexualmente. Es su hijastra. Yo nunca he sido fanática, siempre he sido crítica, y esa noticia me quitó completamente la imagen que tenía de uno de los líderes de la Revolución.

10. A pesar de todo lo ocurrido y de la represión actual, ¿qué es lo que más esperanzas te da?
Yo creo que lo que más esperanza me da es la resistencia de la gente. Que a pesar de toda la represión, de las muertes que ha habido, los encarcelados, los exiliados, la gente no ha perdido la fe y la esperanza de que tenemos que cambiar. Hay una conciencia. El despertar de la gente es lo más importante. Hay un antes y un después del 18 de abril. No somos las mismas personas. Ni los mismos jóvenes. Somos un pueblo fuerte, valiente, resiliente y que vamos a salir adelante, porque tenemos la fe de que todos y todas unidos como un solo puño vamos avanzando hacia la libertad, la justicia y la democracia.

 

Matilde Jirón Gutiérrez

Matilde Jirón

 

Médica. Máster en Salud Pública y Salud Sexual y Reproductiva
Docente en la Facultad de Ciencias Médicas UNAN-Managua, Nicaragua
Activista feminista. Forma parte del Comité "Las queremos vivas"
Fundadora del GEDAT Grupo Estratégico por la Despenalización del Aborto Terapéutico
Fue dirigente del CUUN León

 

 

 

Modificado por última vez en Sábado, 02 Febrero 2019 20:06
Inicia sesión para enviar comentarios
Don't have an account yet? Register Now!

Sign in to your account